Inicio Salud El control por imagen de la artropatía hemofílica contribuye a evitar problemas...

El control por imagen de la artropatía hemofílica contribuye a evitar problemas de movilidad

270
0
Compartir



Lunes, 17 de abril 2017. El control por imagen de las lesiones que se producen en las articulaciones de las personas afectadas por hemofilia permite mejorar su calidad de vida e impide que se produzcan incapacidades funcionales, afirma el hematólogo de Hospital Parque Juan García-Talavera.

 

Coincidiendo con la celebración, hoy, del Día Mundial de la Hemofilia, insiste en que una de las principales manifestaciones de esta enfermedad viene marcada por la artropatía hemofílica, una afección que provoca dolor como consecuencia de las hemorragias que se producen en las articulaciones de estos pacientes ante cualquier lesión.

 

En este caso, insiste en lo importante que es hacer un seguimiento de la lesión y destaca que la ecografía se perfila como una técnica clave, que se lleva a cabo en la propia consulta de hematología y que, además, no genera radicación. A esto se suma, explica, la prolongación del tratamiento hasta que la hemorragia desaparezca y se reduzcan las complicaciones futuras y los problemas de movilidad.

 

La hemofilia es una enfermedad hereditaria que se traduce en una deficiencia de la coagulación. En Canarias existe en estos momentos cerca de un centenar de afectados, con una incidencia de 5 a 7 casos por cada 100.000 habitantes, y su control exige, en general, una vigilancia y tratamiento a lo largo de toda la vida, explica el hematólogo de Hospital Parque.

 

El tratamiento de la enfermedad pasa por la administración del factor de coagulación correspondiente a cada tipo de patología: el factor VIII en el caso de la hemofilia A y el factor IX en el caso de la hemofilia B. No obstante, añade que el control ecográfico de la evolución de la artropatía hemofílica permite un mejor pronóstico en los pacientes, especialmente en los más jóvenes y evitar una de las complicaciones más comunes de estos pacientes.

 

Apunta que, aunque en los casos leves se suministra al afectado el tratamiento adecuado con factores de coagulación, en los más graves es necesaria una atención más personalizada, con un seguimiento continuo que suele ir unido a su vez a una terapia profiláctica.

 

Juan García-Talavera afirma que, al ser una patología que se detecta desde el nacimiento, los enfermos cuentan con una amplia información y educación para poder actuar ante determinadas circunstancias y permanecer vigilantes.

 

De cara al futuro, el tratamiento de la hemofilia pasa por los resultados de las diferentes líneas de investigación que se llevan a cabo. En este sentido, la bioingeniería genética juega un papel clave en la futura curación y en la transmisión de la enfermedad. A esto se suman los estudios para prolongar los mecanismos de acción de los factores de coagulación, aumentando su vida media en el organismo, así como la mejora del conocimiento de la incidencia de la hemofilia en las articulaciones con vistas al tratamiento profiláctico.

 

El estudio de otros productos farmacéuticos capaces de controlar la enfermedad por otros mecanismos biológicos y evitar el desarrollo de inhibidores de los factores son otros aspectos en los que se trabaja.

 



Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*