Inicio Opinión Juan de Mairena y Juan de Portoplano por Jmm Caminero

Juan de Mairena y Juan de Portoplano por Jmm Caminero

179
0
Compartir



  • Recorrer un flujo mental de conceptos-ideas-datos-cuestiones-observaciones. Diríamos la mente que se congela a si misma, la mente que se hace mente. Al mirarnos en un espejo percibimos-vemos-sentimos-pensamos algo de nosotros mismos, pero sobre esa mirada-percepción superficial, el cerebro-psique-mente empieza a recordar-sentir otros aspectos de la realidad, del yo y de los otros yoes, del ahora-presente-pasado y posibles futuros.
  • Encerrar en una frase un mundo, encerrar en una frase un estado mental, encerrar en una frase una mente, encerrar en una frase una civilización, encerrar en una frase una especie, algo de la especie humana. Eso es esto, eso es lo que intentan imaginariamente dos personajes, al mirar el concepto y el espejo del concepto.

    1. El de Mairena y el de Portoplano habían quedado detrás de una café, sentados mirando el infinito universo del lenguaje y el infinito universo del concepto intentando interrelacionarlo con el infinito universo de la realidad, infinita al menos para el ser humano:

    – ¿Lo que es, ha sido siempre, o lo que es, ha sido de alguna manera antes, pero de otras formas a lo largo de un tiempo ilimitado? – Preguntó Juan de Mairena a si mismo y hablando en voz alta, y para que le respondiese el de Portoplano -.

    – ¿Si el universo está compuesto de átomos, esos átomos se recomponen infinitamente o ilimitadamente a lo largo del tiempo y del espacio, de millones de formas y maneras y cristalizaciones?

    – ¿Un átomo ahora forma parte de un anillo, mañana de una piedra, pasado mañana de un automóvil…?

    – ¿Pero desaparecen-aniquilan-mueren cada átomo? ¿Tiene un tiempo de existir, aunque sea muy largo, cada átomo va desapareciendo o no…?

    – ¿Pero si desaparecen-aniquilan-se hacen nada, aunque duren cientos de miles de millones de años, entonces quiere decir, que el universo se va terminando, porque más y más átomos van desapareciendo…?

    – ¿O quiere decir, que además de aniquilarse-terminarse-morirse esos átomos, también van naciendo-surgiendo nuevos átomos…?

    – ¿Y de qué forma o cómo nacen esos nuevos átomos, que a su vez, existirán durante millones o cientos de millones de años formando y conformando millones de objetos-entidades-realidades al combinarse con otros átomos y conformar moléculas, etc.?

    Se detuvieron las voces, y atravesó un gran silencio. Degustaron a pequeños sorbos dicho líquido, y al rato empezó otra conversación-pensamiento-diálogo-oratoria-enunciación.

    – ¿Qué hacer?

    – ¿Qué no hacer?

    – ¿Qué pensar?

    – ¿Qué no pensar?

    – ¿Cuánto existirá que no somos capaces de pensar?

    – ¿Ni de imaginar que debemos pensar?

    – ¿Estamos en un mar enorme de conceptos e ideas y datos y observaciones que denominamos cultura?

    – ¿Somos como un pez en ese océano, cada uno en un trozo de cultura…?

    – ¿Qué es una vida?

    – ¿Una vida es un ser que se mueve parafraseando a Aristóteles?

    – ¿Qué se mueve por si mismo y en si mismo…?

    – ¿Qué de alguna manera crece desde sí mismo, aunque tome elementos del exterior, esté en un espacio-tiempo que denominamos ambiente-paisaje-geografía natural-física-social-cultural-mental-espiritual…?

    – Ahondar en el interior es parte del tema y de la cuestión.

    – Pero para ahondar en el interior, hay que tener tiempo, voluntad de ahondar, conceptos e ideas verdaderos y apropiados, datos y observaciones adecuadas y lo más verdaderas posibles. De lo contrario te pierdes en el interior.

    – Pero todos los seres han horadado su interior, lo que sucede es que unos, han profundizado diez metros, otros veinte, otros treinta, pero la inmensa mayoría no hemos llegado mucho más adentro.

    – El interior es el cerebro-psique-mente-alma, y es un mar-océano-galaxia sin límites-medidas-espacios-tiempos.

    – En mil vidas no habrías navegado por todos sus mares.

    – Percibimos-sentimos-deseamos-pensamos la realidad, interior y exterior, según a la altura que hayamos puesto nuestros ojos. No percibe-ve-siente-piensa la misma realidad alguien situado a diez metros de altura o a mil en un avión.

    – Para percibir el exterior hay que percibir antes el interior, percibir-sentir-pensar. Pero para esto hay que examinar desde dónde percibimos-vemos-sentimos-pensamos.

    – Es decir, los pre-juicios, pre-sentires, pre-deseos, pre-pensamientos, pre-ideas, pre-vivencias, pre-……..

    – Y los post-juicios, post-sentires, post-conceptos, post-intereses, post-metas, post-finalidades, post-……

    – ¿…?

    1. Los dos Juanes se levantaron, se saludaron, se miraron, se marcharon. Sabiendo que si el destino-espacio-tiempo y el aguante de la carne-vida lo permitía tendrían otro diálogo-oratoria-pensamiento-ensimismamiento en el futuro próximo.

    http://filosliterarte.blogspot.com.es   © jmm caminero (23 agosto-10 noviembre 2017 cr).

    Fin artículo 1.003º: “Juan de Mairena y Juan de Portoplano”.

    *

     



    Dejar una respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here

    *