Inicio Varios El profesor universitario considera la enseñanza en línea participativa y rápida

El profesor universitario considera la enseñanza en línea participativa y rápida

311
0
Compartir



Un estudio de la UOC realizado a un millar de docentes analiza las estrategias educativas y los roles del profesor virtual 

La docencia en línea ha ido ganando adeptos, el número de universitarios virtuales ha pasado de un 9% en 2000 al 15% en el 2016 y son muchos los profesores universitarios que dan clases en las aulas virtuales. La investigación La identidad del profesor como docente virtual: roles, enfoques y sentimientos, dirigida por Antoni Badia, Julio Meneses y Consuelo García, profesores de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC, profundiza en la tarea educativa de estos profesionales, que valoran la enseñanza en línea «participativa», «rápida» y «positiva».

El estudio, que se inició a finales de 2011, analiza las respuestas de 965 profesores que combinan la docencia presencial y la virtual. El informe gira en torno a tres ámbitos: los sentimientos vinculados a esta modalidad, los roles y el enfoque de su docencia. De los entrevistados, un 56 % son hombres y un 44 % mujeres, casi la mitad tiene una experiencia como docente virtual de un mínimo de tres años y más del 50 %  tiene una dedicación, al menos, de media jornada.

En el apartado de los sentimientos, los profesores valoran mucho la enseñanza en línea, con una puntuación media de 5,71 sobre 7. En relación con la dinámica —los ritmos de interacción, las posibilidades que ofrece este tipo de docencia—, la puntuación es de 5,11 puntos. «Se considera que tiene un funcionamiento participativo y un ritmo rápido», apunta Badia. El último aspecto que se analiza es el confort de esta enseñanza —estresante, tranquila, tensa, relajada—, que se puntúa como media con un 4,34 sobre 7.

Los roles de los docentes virtuales y de los presenciales son diferentes

En el análisis de los roles se estudia qué tareas deben realizar y cuáles no los docentes. «Se profundiza en cómo encaran la docencia universitaria», añade Badia.

El rol más importante es la evaluación del aprendizaje, que se puntúa con 4,44 puntos sobre 5: «corregir, resolver preguntas, evaluar actividades individuales y grupales, entre otras tareas», ejemplifica Badia. El diseño de la docencia, aquel que establece objetivos y competencias, selecciona y diseña contenidos y actividades se sitúa en segunda posición con 4,34 puntos. Por último, la gestión de las interacciones entre profesores y estudiantes y de los propios estudiantes, que incluye gestionar conflictos entre los miembros de un grupo de trabajo, mejorar las relaciones o promover el compromiso mutuo de los estudiantes, se sitúa en un tercer lugar (3,52).

«Se constatan diferencias muy importantes en los roles de los docentes virtuales y los presenciales», afirma Badia. Existen roles que aparecen en la modalidad virtual que habitualmente no aparecen en la docencia presencial, como por ejemplo el diseño de la metodología del aprendizaje (diseñar actividades, trabajos, etc.). «Un profesor virtual necesita tener las clases mucho más pautadas que un docente presencial», matiza Badia. Los otros roles docentes que cogen más fuerza en la modalidad virtual son la evaluación de los aprendizajes de los estudiantes y la orientación en el uso de la tecnología.

¿Cómo enfocan la tarea educativa?

«En el enfoque del profesor sí hay una similitud entre la enseñanza presencial y la virtual», dice Badia. El diseño de las actividades de aprendizaje o la evaluación de si los estudiantes aplican o no sus habilidades para aprender es el enfoque más valorado (4,30 sobre 5). El experto alerta de que esta puntuación debería ayudar a romper el tópico de que la enseñanza virtual se basa en el autoaprendizaje.

La adquisición de contenidos se sitúa en segundo lugar (3,67) y el aprendizaje colaborativo —cómo participan en grupos virtuales o cómo mejorar las actividades de interacción—, en tercera posición, con una puntuación de 3,65. Ante los resultados de este estudio, los expertos proponen mejorar la formación del profesorado virtual en aspectos como el aprendizaje, la evaluación o los recursos de interacción social. Al mismo tiempo apuestan por innovaciones tecnológicas de apoyo al profesor.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*