Inicio Varios Regalos off y online, ¿Y tú de cuál eres?

Regalos off y online, ¿Y tú de cuál eres?

124
0
Compartir



Siempre se dijo que en la pluralidad está la virtud y en este caso no es para menos. Nunca como antes, los escaparates de los centros comerciales de todo el mundo, como el de El Mirador en Gran Canaria, se habían puesto manos a la obra para satisfacer las necesidades de sus potenciales o afiliados clientes con estrategias realmente potentes. En un mundo globalizado y digitalizado solamente los más creativos logran sobrevivir, y para ello, todas las estrategias que utilicemos para “dar la nota” pueden resultar eficaces, bien orientadas, eso sí. Hay un mundo online y otro offline. Unos se decantan por ofrecer productos en uno, otros en otro, o tal vez en los dos al mismo tiempo.

El cómo regalamos y a quién

Las técnicas de las tiendas físicas para que nos acerquemos a sus vitrinas, observemos sus productos, y efectuemos la compra de los mismos, ha pasado a ser una estrategia primordial a desarrollar por parte de cada negocio, para hacerse un hueco y sobrevivir a la competencia. El slogan es claro y consiste en hacerse un “sitio”, no solo entre los escaparates físicos, sino también en “la vitrina online” que todo lo muestra al mundo y en otros idiomas: en la red de redes.

Una de las razones que nos pueden llevar a acercarnos a estos escaparates, ya sean online u offline es regalar algo a alguien, y si estos obsequios son únicos por ser de lo más creativo hasta el momento como los de Regalos.es, mejor que mejor. En portales como estos, muchos jóvenes personalizan ya el producto que quieren comprar desde su casa, el parque, la estación de tren… Solamente se necesita conexión a Internet. No obstante, los hay que todavía prefieren ir a por ese regalo “in situ”, porque es importante palparlo, e incluso a veces olerlo. ¿Parece tal una cuestión generacional?

El modo de hacer regalos, ¿Cosa de generaciones?

Personalizar regalos se está convirtiendo en un negocio en alza. Mientras que antes teníamos que ir corriendo a la droguería de al lado de casa para comprarle el perfume a nuestro padre porque no habíamos tenido tiempo en todo el día. Ahora en cuestión de unos pocos clics lo tenemos todo a nuestra disposición. Sin embargo, no todas las generaciones que conviven actualmente conocen cómo funciona esto de la red de redes. Por ello, y ahora más que nunca, es necesario que el mundo online y offline estén presentes. Algo así como una moneda con dos caras.

Nuestra abuela, e incluso nuestros padres si nos apuramos, puede que no hayan efectuado una compra online en su vida, a pesar de lo  sencillo que a nosotros nos puede resultar. Tal vez sea en el fondo cuestión de perspectiva y de lo que se denominan “saltos generacionales”.

El hecho de que Internet esté avanzando rápidamente no significa que el mundo offline deba quedarse atrás, porque si algo ha provocado toda esta revolución en el mundo del comercio electrónico, es que las fronteras de lo que McLuhan denominaba “aldea global”, se están desdibujando y difuminando para siempre. Y ahora casi como nunca en la historia de la humanidad podemos decir que gracias a la competencia existente en el mundo del comercio,  las opciones de poder elegir se han multiplicado. Eso sí, depende de nuestra generación, y de si estamos más acostumbrados a lo online o a lo offline, o a los dos. Hay abuelas que seguramente se manejan por el ciberespacio como nadie, o que encargan la cesta de la compra por Internet, y por otro lado, jóvenes que prefieran ir a comprar cualquier regalo a la tienda de toda la vida. Al final, es cuestión de poder elegir.  Y esto justamente si lo podemos hacer.



Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*