Inicio Opinión Solitarios: Simon Rodia y sus Torres Watts por Jmm Caminero

Solitarios: Simon Rodia y sus Torres Watts por Jmm Caminero

112
0
Compartir



   Este autor-persona-personaje creó, de forma autodidacta las Watts Towers. Una y otra vez, nos enfrentamos-encontramos con la enorme capacidad que la humanidad, que cada individuo, que algunas personas tienen de creatividad-imaginación-voluntad-libertad. El ser humano no solo tiene inteligencia-entendimiento-razón sino otras facultades que hacen-permiten ser-estar en el mundo. Diríamos nos da un plus de sentido-significado en la existencia.

                        Cuándo abrimos el teatro del plasma de la televisión, y siempre nos pegan un mazazo con algo malo-negativo, deberíamos recordar, que otros seres humanos, nos dejan un legado de veracidad-bondad-belleza, por ejemplo, como en este caso, con este conjunto de torres, con este sueño hecho realidad. Esta obra, y otras similares a éstas, realizadas por personas sin demasiada cultura académica, con muy pocos medios, nos sugieren que la Humanidad merece seguir viviendo y existiendo, hoy y ayer y mañana y después del mañana.

                        Sabato Simón Rodia, 1879, Serino, Italia, + 1965, Martínez, California. Realizó dicho edificio-arquitectura, denominado Watts Towers, entre 1921-1954.

                        – Aunque en el siglo veinte se descubrió que todo ser humano es un artista, en realidad y en potencia, aquí tendríamos un caso de esa concepción, qué lleva a un ser humano, sin apenas cultura estética o artística académica, a intentar un reto como este edificio las Torres Watts, y trabajar en ella, con desechos prácticamente, durante tres décadas.

                        – El arte o las artes, deben estar metidas-insertadas en lo más profundo de nuestro ser. No conozco, ninguna sociedad-pueblo-cultura, que no practique el arte, no conozco ningún ser humano, que no realice-construya arte o artes, o consuma arte-artes, sea uno o sea otro. Sea música, canción, arte plástico, moda, literatura, danza, teatro, tatuajes, etc.

                        Se tenga mayor o menor cultura académica, se pertenezca a cualquiera de las ochocientas sociedades, existentes hoy, según los sociólogos, se sea de hoy o de hace treinta mil años, los seres humanos tienen que consumir-construir-producir-disfrutar arte o artes, o alguna de ellas, con los elementos que se disponga, se sea de la cultura occidental europea o auriñaciense o de Nueva Guinea…

                        – Qué le lleva a un ser humano, en definitiva, a la humanidad reflejado-simbolizado en un ser humano a construir una obra así, durante treinta y tres años, con desechos, quizás posiblemente con parte de la población riéndose o mofándose de él.

                        Esa mezcla de racionalidad e irracionalidad que todo ser humano arrastra, quizás nuestro autor encauzó esas fuerzas internas tan grandes que tenemos los humanos en esta obra, y si no lo hubiese hecho, quizás sus pulsiones-pasiones-emociones-heridas-traumas-sentimientos-libidos más profundos que arrastran a toda la humanidad, a todo ser humano, en el caso de nuestro personaje lo hubiesen ahogado-caído en alguna desvirtud-vicio-hábito negativo y pernicioso psicológico moral.

                        – Desde 1990 son consideradas estas torres como Monumento histórico nacional de los Estados Unidos. Siendo visitado dicho edificio por miles de visitantes cada año.

                        Este dato no hay que olvidarlo, quizás Norteamérica, más dada a la iniciativa privada, más dada a respetar la originalidad-creatividad de cada individuo-persona es más capaz de asimilar esto. Bien haríamos en la Piel de Toro de aprender la lección, y la Catedral de Justo Gallego, que hasta se dice que puede derribarse, le diesen los permisos oficiales de arquitectos e ingenieros y del poder administrativo, porque es una obra que merece, evidentemente con todos las licencias pertinentes, merece que prosiga su camino en el tiempo.

                        – Consta de diecisiete estructuras conectadas entre sí. Adornadas en el exterior de todo tipos de materiales, azulejos, vidrio, botellas, cerámica, etc., que recogía o que le llevaban los niños.

                        Por otro lado, fue denunciado por algunos vecinos, achacándole de espía. Cansado y agobiado, por unos y por otros, vendió su parcela y se marchó, y parece ser, que los últimos diez años de su existencia, nunca volvió a ver sus torres.

                        Tenemos aquí otra característica, demasiado familiar a veces, que la persona creativa o con creatividad mayor que la media, no es entendida, más si diríamos, como en este caso, no tenía estudios arquitectónicos, porque si hubiese sido un arquitecto, las críticas se habrían reducido.

                        – Para concluir este pequeño aperitivo estético-artístico-conceptual, el ser humano nos muestra que es una combinación de racionalidad-irracionalidad, algunos también creen que tiene alma inmortal. Cuándo la irracionalidad se dirige a un fin bueno-bondadoso-verídico-verdadero-bello, el ser humano construye “realidades-actos que son buenos-verdaderos para la sociedad-humanidad”. Un ejemplo, es Simon Rodia, y sus Torres. Porque sea cual sea su interpretación, esta obra, esperemos perdure varios siglos, esta obra, será el reflejo de algo profundo-esencial que los humanos arrastramos, ese deseo de verdad-bondad-belleza-utilidad-racionalidad-equidad.

                        Solo me queda aquí, no olvidar los Rodia que existen en Celtiberia, que les apoyemos, léase Justo Gallego y su catedral y otros.

            http://youtube.com/jmm caminero     © jmm caminero (15 septiembre-01 dic. 2017 cr).

Fin artículo 1.034º: “Solitarios: Simon Rodia y sus Torres Watts”.

                                                                                  *



Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*