Inicio Salud La detección precoz del alzhéimer permite ralentizar su avance en las fases...

La detección precoz del alzhéimer permite ralentizar su avance en las fases iniciales y mejorar la calidad de vida del paciente

100
0
Compartir



En Canarias se registran 1,8 casos por cada mil habitantes de esta enfermedad, cuyo día mundial se celebra el próximo jueves día 21

 

Lunes, 18 de septiembre 2017. La detección precoz del alzhéimer permite mejorar la calidad de vida del paciente y enlentecer su avance en las fases iniciales de la enfermedad, afirma la neuróloga de Hospital Parque Ruth Marrero Abrante.

 

Coincidiendo con la celebración, el próximo jueves día 21, del Día Mundial del Alzheimer, señala que esta enfermedad es la demencia más frecuente en estos momentos, con una incidencia de 1,8 casos por cada mil habitantes en Canarias, en línea con la media nacional.

 

Ruth Marrero afirma que se trata de una patología en alza como consecuencia del envejecimiento poblacional, teniendo en cuenta que la edad es el factor de riesgo más importante.

 

Otros aspectos que inciden en el desarrollo de la enfermedad se centran en el componente genético, así como una diabetes mal controlada, la obesidad y el sedentarismo.

 

La neuróloga de Hospital Parque afirma que la frecuencia aumenta a partir de los 65 años y su incidencia se incrementa con la edad, alcanzando al 6% de la población española por encima de los 70 años.

 

La enfermedad de Alzheimer es un proceso degenerativo cerebral que acelera el ritmo normal de destrucción de las neuronas y se manifiesta a través de episodios de pérdida de memoria relevantes, que se perciben en el entorno y que van en aumento. A ello se suma la dificultad de orientación en tiempo y espacio, de cálculo, así como problemas de lenguaje y de otras funciones cerebrales.

 

Ruth Marrero explica que el diagnóstico de la enfermedad se basa en la exploración de las funciones cognitivas a través de test que se pasan en consulta, así como la información que pueden facilitar el paciente, sus familiares o allegados al paciente.

 

A esto se suman otras pruebas complementarias de imagen cerebral, como el escáner o la resonancia, además de análisis de sangre.

 

Pese a que se trata de una enfermedad que no tiene cura en estos momentos, la detección precoz permite mejorar la calidad de vida del paciente a través del control de los síntomas que afectan a la conducta, entre los que se encuentran las alucinaciones, las ideas delirantes, la agitación, la agresividad, la ansiedad y la depresión.

 

Asimismo, añade la neuróloga de Hospital Parque, el paciente puede ser tratado a través de medicamente que han demostrado una reducción en la velocidad de progresión de la enfermedad en los primeros años. Este es el caso de los inhibidores de la acetilcolinesterasa y antagonistas de NMDA, que facilitan la conexión neuronal, y con los que se incide en la ralentización de la progresión del deterioro cognitivo.

 

A esto se suma también la estimulación cognitiva, a través de programas de rehabilitación basados en ejercicios que potencien la atención, la memoria, el lenguaje y el cálculo.

 

 



Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*