Inicio Opinión Sobre la literatura, V por Jmm Caminero

Sobre la literatura, V por Jmm Caminero

106
0
Compartir



 

  1. Al intentar reflexionar sobre literatura, intento analizar la literatura en general, la crítica literaria, la teoría sobre la literatura, y también, en concreto, algo de la literatura de estos dos últimos siglos, se pongan nombres o no, y desde luego la obra Cuadernos o Pensamientos. Quizás, analizando algo de esta última obra, quizás, se pueda entender-comprender algo mejor, y quizás, se pueda analizar con más racionalidad, y ver sus claroscuros mejor, es decir, sus blancos y sus grises, no solo sus negruras…
  2. Esta obra, Cuadernos o Pensamientos, ha sido un intento enorme, de enorme esfuerzo, de décadas, de estudio y de trabajo y de observación y reflexión para intentar entender-comprender mejor la realidad humana.

Para intentar ese fin, se ha pensado, que había que mezclar y combinar todos los géneros literarios-filosóficos-plásticos-etc. Porque así, nos permitían obtener nuevas franjas de entendimiento-comprensión humanas y humanas.

Esta obra no está para lucirse el autor, aunque el recopilador, merece su salario, sino para servir a la sociedad y a la humanidad. Hasta la saciedad he indicado que el autor, solo ha puesto, si es que lo ha hecho el uno por ciento, el resto lo ha tomado de todas las tradiciones culturales y del momento actual, de siglos y milenios de evolución.

  1. La literatura debe ser lo primero, lo más verídica y verdadera y bondadosa con uno mismo, para que pueda serlo con y para los demás. Incluso con sus errores, pero errores no adrede, ni errores por obcecación ideológica.

La literatura o la literatura-filosofía que es lo que es Cuadernos o Pensamientos, busca, constantemente ponerse en crisis las propias ideas-conceptos, a la luz de los hechos y datos y concepciones de otros saberes. Por tanto, es un modo obligado y constante de repensar y repensarse. De crítica y autocrítica. Sé que esto es muy difícil de hacerlo, durante décadas para la mayoría de seres personas. Pero ese es el deber del observador-pensador-escritor-pintor. No hacer esto, que es lo que me temo, la mayoría hacen, es no cumplir bien el propio oficio o profesión del intelectual o del escritor o del artista o del científico social.

  1. No entiendo las personas, nunca he comprendido, he aceptado porque esta es la realidad, que quieren poner nombre a todas las cosas, según la frase bíblica, es decir, quieren hacer a los demás, que piensen-sientan como uno mismo. Solo uno mismo y la ideología que profeso es la verdadera en todo.
  2. Si hubiese la mayoría de la población no liberal-capitalista-conservadora, si hubiese tanta población de ese modo, contraria a esa ideología. Ya hace siglos que hubiese cambiado o reformado esencialmente los liberalismos-capitalismos, igual que ya nadie cree en la nobleza, y por eso, no existe la nobleza como clase que gestiona las sociedades, o al menos, no existe la nobleza de sangre, aunque si existe nobleza financiera-económica-etc.

Pero sucede, que los que dicen no estar de acuerdo con el liberalismo-capitalismo, viven como pequeños capitalistas. Por eso, tú votas una cosa, piensas una cosa, pero actúas en tu vida normal de otra forma distinta. No digo que te vayas a un monte o a una comuna, sino en tu vida normal y rutinaria…

Eso mismo sucede con la literatura, todo el mundo dice, buscar algo innovador y nuevo y diferente, y cuándo se lo encuentran no lo aceptan…

  1. Me digo a mi mismo, autotitularme como pensador-filósofo-escritor-pintor, quizás sea demasiado, porque nadie da un mínimo de reconocimiento a lo que he realizado en estas décadas. Pero al menos, puedo definirme como escritor de artículos periodísticos. Nadie me paga por estos. Tendrán muchos errores. Pero al menos, se me publican, o llevo unos semestres que la sociedad me admite esto. Puedo autotitularme, modestamente como escritor de artículos periodísticos. Creo que eso no sería vanidad-soberbia-petulancia-engreimiento-vanagloria.

Por tanto, además de los dos trabajos remunerados que he tenido, uno sigo continuando en él. Además de ello, modestamente puede autotitularme como reescribidor-escribiente de artículos periodísticos en medios digitales…

  1. ¿Cómo hay que interpretar el supuesto experimento que hizo el Sunday Times, enviando manuscritos o dos capítulos de manuscritos a cincuenta editoriales…?

Es obvio y evidente que la solución es crear centros documentales, físicos o, y virtuales, para el autor que quiera, pueda estar y esta riqueza cultural, no se pierda, sea de mayor calidad o de menor. Porque quizás cincuenta años después, el pasado se perciba y analice de otra manera.

Hoy técnicamente se puede hacer y por tanto conservar a docenas de miles de escritores y pensadores y autores de todas las artes, en forma de fotografía, y sus escritos. Si ellos quieren o desean hacerlo.

Creo que es justo, creo que la sociedad debe ese derecho y tiene ese deber a personas que durante décadas han estado construyendo una obra, más extensa o menos. Es obvio que la industria cultural no pueda asumir y absorber todo lo que se produce, entre otras razones, porque no todo será bueno. Pero al menos si podría y debería conservarlo. Si los cuadros materiales o esculturas no pueden guardarse todo, al menos, fotografías. Y los escritos no creo que haya ningún problema.

Creo que las bibliotecas, podrían en sus páginas oficiales o en sus ordenadores, conservar las obras, en telemáticas y ordenador, las producciones de las personas de su ciudad o barrio o comarca o región o provincia… Así de ese modo se podría conservar para el futuro, todo o casi todo lo que se produzca. Creo que las bibliotecas podrían y deberían dar ese servicio a los humanes de hoy y a los del futuro.

  1. Nadie, absolutamente nadie sabe, cual es la literatura excelsa y cual no. Porque no hay una regla fija que delimite lo perfecto de lo imperfecto. Por consecuencia, además los gustos y estéticas y necesidades de los humanes cambian. Por lo cual, qué sabemos lo que dentro de cien o quinientos años se valorará. Por tanto, no habría que buscar formas para conservar todo lo posible. Y hoy técnicamente se puede hacer a un coste mínimo.

Que pierde una biblioteca de un pueblo equis, que conserve en formato informático, las obras, si estos quieren de cien autores de ese pueblo, de cien artistas, etc.

  1. Todo libro de alguna manera, es la consecuencia de millones de libros anteriores, a lo largo de los milenios, y precedente de los que vengan.

Lo mismo en los autores.

La primera medida que debería hacerse es que todo libro que se escriba, la sociedad debería buscar modos y maneras, que no se destruyese o no se perdiese. Hoy los sistemas de almacenamiento de información telemáticos lo permitirían. Si es que los autores lo desean. Creo que esta sería la primera condición, siempre que esas obras tuviesen un carácter legal y moral aprobado por los DDHH.

Porque en un libro muy malo y nefasto a nivel de calidad, puede tener alguna idea o sugerencia que pueda servir a la sociedad y a la humanidad.

A veces, pienso que deberían existir tres categorías de libros o de producciones culturales, da lo mismo el soporte, una las publicadas, que se hacen públicos, otras, las que están en los vientres de los cajones o de los ordenadores, que son inéditas. Y otra tercera, que los autores, deberían obtener la propiedad intelectual, y que después la administraciones públicas, crease una categoría de libros y obras y producciones culturales, que son públicas, no están editadas o publicadas de los modos tradicionales, pero se pueden conservar en soportes informáticos y ser visitadas o consultadas por medios informáticos.

  1. Creo que de este modo, millones de libros o de obras o de producciones culturales de todos los territorios del mundo, no se perderían. Y quién sabe, si la producción poética de un autor olvidado de Sri Lanka, es o puede ser considerada un genio dentro de cien años. Un Dickinson, un Pessoa, un Kafka. Y si no lo es, es una riqueza cultural que no se pierde, no se destruye. Hasta la saciedad he indicado esta idea de mil modos, pero a nadie le interesa…
  2. Se podrían crear centros virtuales de autores, por materias o especialidades, o en general, de forma territorial, por diversas entidades, museos, bibliotecas, departamentos universitarios, etc.

Ejemplo, la biblioteca pública de tal población, recogería a los autores de su población. Que ellos quisiesen, o al menos, nombres y curriculum y algo de su producción. Así, habría una posibilidad de que no se perdiese…

Esto a nadie perjudicaría y a muchos podría favorecer… Así se sabría en una provincia o ciudad o región cuántos poetas existen, cuántos matemáticos, cuántos filósofos, cuántos biólogos, cuántos novelistas, etc. Y así sería una fuente de saber y de conocimiento y de base para la investigación…

http://twitter.com/jmmcaminero        © jmm caminero (27 julio-03 noviembre 2017 cr).

Fin artículo 990º: “Sobre la literatura, V”.

*

 



Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*